miopíaoftalmología
miopía

¿Qué es la miopía?

La miopía es el defecto refractivo que impide ver bien los objetos lejanos, así como con dificultad los objetos cercanos como consecuencia de enfocar las imágenes por delante de la retina. Aproximadamente un 30% de la población occidental padece miopía, porcentaje que aumenta de manera significativa en los países asiáticos.

Miopía en niños

La miopía infantil evoluciona con el paso de los años, entre los 7 y los 17 años aproximadamente. De ahí la importancia de una primera revisión a los 3 años para valorar defectos refractivos que puedan derivar en un problema de visión mayor, así como para la detección precoz de un ojo vago.

Además, según estudios recientes, el aumento de la miopía en la población joven está relacionado con nuestro estilo de vida cada vez más digitalizado en donde pasamos más tiempo utilizando dispositivos electrónicos lo que favorece  la visión en distancias cortas y, por tanto, la aparición de la miopía.

Por ello, es fundamental tener un control de la miopía de los niños y prevenir su desarrollo y evitar incluso en algunos casos la llamada miopía magna.

El tratamiento más habitual en niños miopes, hasta que la graduación se estabilice, son las gafas.

Causas de la miopía

La miopía puede estar causada porque la córnea es demasiado curva o por un alargamiento excesivo del globo ocular. Suele dejar de aumentar a los 21 años, aunque en algún caso puede hacerlo más allá de esta edad. Las principales causas son:

Genéticas

La miopía puede ser heredada frecuentemente de padres a hijos, siendo un gen dominante.

Patológicas

Algunas enfermedades producen miopía y éstas pueden ser temporales o permanentes.

Ambientales

Según el contexto en el que ese paciente esté involucrado por algún factor puntual. Por ejemplo una de las causas de la miopía suele producirse en escenarios con falta de iluminación o cuando se trabaja a corta distancia de los objetos.

Síntomas de la miopía

El principal síntoma de la miopía es que el paciente ve los objetos cercanos con total claridad, pero ve difuminados o borrosos los objetos lejanos, como por ejemplo las señales de la autopista.

Estos pacientes pueden experimentar igualmente, aunque es más raro, dolores de cabeza o fatiga visual. Estos síntomas pueden adivinarse porque los pacientes suelen entrecerrar los ojos como si realizaran un esfuerzo por ver con claridad los objetos que se encuentran más lejos de ellos.

En los niños puede empezar a notarse si por ejemplo se quejan de que no ven bien la pizarra, la televisión o si se acerca mucho para leer un libro.

Tipos de miopía

Miopía simple

La miopía simple es la más frecuente y suele ser en pacientes con menos de 6 dioptrías. Su corrección es o bien mediante uso de gafas y lentillas o tratamiento quirúrgico.

Miopía magna, alta miopía o miopía patológica

Se llama miopía patológica a la miopía con más de 6 dioptrías de graduación que asocia cambios neurodegenerativos en la retina y en la mácula. Igualmente, la degeneración macular miópica puede presentarse en gente joven produciendo alteraciones graves en la visión central.

La degeneración del gel vítreo propia de pacientes con miopía patológica hace que sea muy frecuente la sensación de ver moscas volantes. Sólo por ello es necesario revisar periódicamente la periferia de la retina con la finalidad de localizar lesiones degenerativas que puedan predisponer al desprendimiento de retina. Si además de las moscas volantes se ven destellos de luz, el riesgo es mucho mayor.

Por otra parte, ante la aparición de manchas oscuras en el campo de visión central, o ante la sensación de ver los objetos deformados o torcidos, existe una alta posibilidad de que se haya desarrollado una degeneración macular miópica. Para su tratamiento, la aplicación de láser en lesiones degenerativas peligrosas en la periferia de la retina pueden evitar el desprendimiento de la retina.

Además, el tratamiento mediante inyecciones intraoculares puede evitar el desarrollo de cicatrices en la parte central de la retina. Con solamente una inyección, la mayoría de casos de degeneración macular miópica pueden ser controlados perfectamente minimizando el riesgo de ceguera.

En ambos casos puede ocurrir que esta miopía esté combinada con algo de astigmatismo (astigmatismo miópico).

Tratamiento de la miopía

¿Cómo se corrige la miopía? La miopía se puede corregir con gafas y/o lentes de contacto, o bien mediante cirugía refractiva. Cuantas más dioptrías tenga el paciente más ancho será el cristal de la lente que se utilizará para corregir la miopía del paciente. No osbtante, mediante una operación de miopía el paciente puede reducir o incluso eliminar de forma definitiva el uso de sus gafas  y/ o lentes de contacto. Lo primero es realizar un completo examen oftalmológico preoperatorio para valorar mediante una serie de pruebas específicas la miopía del paciente.

Pruebas de la miopía

En nuestra Unidad Oftalmológica Salud Visual pensamos que la primera consulta no es exclusivamente informativa sino una visita donde el paciente se marche a casa sabiendo si puede corregir y mediante qué técnica su miopía. Por ese motivo, hoy en día las pruebas preoperatorias que se realizan para corregir la miopía son mucho más avanzadas, sencillas, indoloras y rápidas de efectuar, para evaluar el estado del ojo y el grosor de la córnea del paciente.

Preguntas frecuentes

¿Se puede prevenir la miopía?

La miopía no se puede prevenir. Sin embargo, cuando una persona tiene este defecto refractivo sí se pueden prevenir algunas complicaciones como por ejemplo mediante el cuidado y la higiene rigurosa de las lentes de contacto para evitar daños en la córnea por su uso frecuente, así como las revisiones periódicas con su oftalmólogo para detectar cualquier riesgo asociado como el desprendimiento de retina.

¿Cómo se corrige la miopía?

La miopía se corrige con gafas y/o lentes de contacto o con cirugía refractiva.

¿Cómo se detecta la miopía en niños?

Son los padres y/o los profesores del colegio los que notarán a través de varios síntomas que el niño tenga miopía. Por ejemplo: le cuesta ver la pizarra de lejos, se acerca mucho los libros para leer o a la televisión, achina los ojos para ver los objetos lejanos. Ante estas señales de alerta el niño deberá acudir a un oftalmólogo para un diagnóstico completo a través de una exploración ocular.

Sin más nada que decir, la vista es uno de los sentidos más importantes que poseemos, por lo tanto, debemos aprender a cuidarla para evitar complicaciones con el paso del tiempo. Sigue nuestras redes sociales y comparte nuestro contenido para que más personas protejan su visión.

¿Tienes dudas? Consúltanos y con gusto te atenderemos.

Pide una consulta con nosotros aquí. También puedes llamarnos o escribirnos por whatsapp al +573104696880. Estaremos encantados de poder atenderte. No olvides seguirnos en instagram y facebook para estar informado de todas nuestras promociones y nuevas.

Un comentario en “

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *